Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Perros

PRINCIPALES ENFERMEDADES PERROS

Los perros tal como los humanos pueden sufrir de diversas afecciones a su salud. En distintas etapas de su vida hay problemas particulares que los pueden afectar. Este es un listado de las principales enfermedades que pueden afectar a tu mascota y cómo puedes prevenirlas:

  • Parvovirus:

El parvovirus es una enfermedad muy común en los perros. Afecta principalmente a cachorros a contar de las 6 semanas de vida, cuando pierden la inmunidad materna. Es difícil que afecte a un perro adulto pues ya cuentan con un sistema inmune más desarrollado o han sido inmunizados por una vacuna.

Este virus se encuentra principalmente en las heces de otros animales que lo liberan al ambiente. Es muy resistente a las condiciones climáticas, incluso extremas, sobreviviendo en el ambiente por periodos prolongados.

Los perros adquieren esta enfermedad al olfatear las heces o sectores cercanos donde se encuentre el virus. Si no han seguido un programa de vacunación adecuado, el virus los contagia y es incubado por 5 días.

Los principales síntomas son: decaimiento, pérdida del apetito, fiebre, vómitos, diarrea con sangre, deshidratación.

El tratamiento consiste básicamente en combatir estos signos, sobretodo proteger al perro de la deshidratación y la exposición a otras infecciones.

El mejor tratamiento es la prevención. Debes cumplir el calendario de vacunación recomendado por tu veterinario para evitar que tu mascota sufra de esta enfermedad.

El parvovirus no se contagia al hombre ni a otras mascotas. Sólo afecta a perros. Incluso hay razas que son más susceptibles a esta enfermedad, como Doberman Pinscher, Rottweiler, Springer Spaniel Ingleses, los PitBull Terier Americanos y los Pastores Alemanes, que además sufren de cuadros sintomáticos más fuertes que el resto.

  • Distemper:

El distemper es causado por un virus y puede expresarse de distintas maneras en el organismo de los perros: respiratorio, intestinal, cutáneo y nervioso.

Por lo general, parte con signos respiratorios como tos, secreciones y conjuntivitis. Su incubación se prolonga entre 20 y 30 días, en los cuales el cuadro respiratorio se va agravando. Luego de este período, el sistema nervioso se ve afectado. Es aquí cuando se ve el signo más característico del distemper, el perrito con su parte trasera caída, pero también se puede expresar en tics, convulsiones, parálisis, etc. Esta etapa es muy delicada e irreversible, por lo que en muchos casos es necesaria la eutanasia para no prolongar el sufrimiento del perro.

El tratamiento consiste en mantener al perro cuidándolo de los signos clínicos, la única manera de evitar la infección es mediante la vacunación preventiva. Esta debe ser de manera anual, cuidando ser rigurosos con el cumplimiento de las fechas de vacunación.

  • Infecciones al oído:

La otitis es una enfermedad común en perros. La forma de su sistema auditivo dificulta el aseo en esta área y, por lo tanto, facilita la ocurrencia de este problema.

El oído por naturaleza es oscuro, cálido y húmedo. Por lo mismo debe ser aseado con regularidad y cuidado ante cualquier cambio de su estado normal (cambio en el olor, el color, la apariencia de la piel, etc.)

Las otitis de los perros pueden tener distintos orígenes: alergias, parásitos, la presencia de objetos extraños o exceso de pelo en el conducto auditivo, entre otros. El odio de los perros mantiene de manera normal una cantidad de bacterias que en condiciones regulares no dañan al animal pero, en ciertas ocasiones, se multiplican más de la cuenta y afectan la salud del oído. Los perros que sufren de otitis se sienten muy incómodos. Tú, como dueño, debes poner atención: si tu perro se rasca intensamente la cabeza cerca de los oídos, frota su cabeza sobre el suelo o contra algún mueble y sacude fuertemente su cabeza, puedes sospechar de una infección de este tipo y debes acudir cuanto antes a tu veterinario. Una otitis mal cuidada puede ser muy dolorosa para tu perro y derivar en signos más dramáticos, como pérdida del equilibrio, movimiento anormal en los ojos, torcimiento constante de la cabeza hacia el lado afectado.

Muchas de las otitis se tratan con antibióticos. Los tratamientos suelen ser largos y debes seguirlos según los recomiende tu veterinario. Jamás automediques a tu mascota.

  • Dermatitis y alergias caninas:

Los perros tienen una piel muy delicada debajo de su pelaje. Pueden presentar alteraciones como enrojecimiento, irritación y picazón, prurito, pérdida de pelaje, etc. Lo importante es identificar qué está afectando la piel para poder dar un tratamiento adecuado.

Las dermatitis o alergias pueden ser de origen ambiental o de origen alimenticia. Las de origen ambiental son provocadas por factores externos como polen, la tierra, ácaros, reacciones ante picaduras de insectos, algunos agentes contenidos en shampoos o productos de limpieza, etc.

Existen razas con mayor predisposición a la dermatitis, cómo los Boxer, Bulldog Francés, Labrador, Schnauzer, Pequines, Shar-Pei, Pastor Alemán, entre otros.

La picadura de las pulgas también puede ser fuerte de alergia. Existen animales muy sensibles que desarrollan reacciones alérgicas muy extendidas y molestas que requieren de tratamiento profesional.

Dadas las variadas fuentes de potenciales alergeno, lo mas importante es identificar la fuente para comenzar el tratamiento indicado por tu veterinario. Ante una irritación de la piel de tu mascota, debes llevar al médico veterinario que te ayudará a identificar las causas e indicará el tratamiento indicado para su tratamiento.

  • Cataratas

Las cataratas son opacidades en los ojos que disminuyen la capacidad de visión de los perros. Esta se desarrollan cuando el cristalino, ubicado detrás de la pupila, se torna de color blanquecino o azulino, impidiendo la visión clara del animal y derivando progresivamente a la ceguera.

Las cataratas pueden ser de origen congénito (de nacimiento), o aparecer en cualquier etapa de la vida del perro. Existen razas con mayor predisposición genética a este problema, como los cocker spaniel, poodle, husky siberiano, schnauzer, bichon frise, fox terrier, goleen retriever, pequines, entre otros.

Las cataratas se desarrollan en el tiempo y cuando puedes verlas directamente en los ojos de tu perro, la enfermedad ya está muy avanzada. Por eso es importante el diagnostico precoz y los exámenes preventivos para detectarlas a tiempo.

Las cataratas son operables dependiendo de su nivel de evolución. Existen especialistas veterinarios en oftalmología quienes realizan el diagnóstico y tratamiento adecuado.

  • Displasia de caderas

La displasia de cadera es una afección del desarrollo de la articulación de la cadera y el fémur de los perros. Ocurre cuando el fémur no encaja apropiadamente en la cavidad de la cadera, afectando el desarrollo normal de las articulaciones. Estas se deforman y tornan inestables, sufriendo de infamación y debilidad. Esa enfermedad se presenta generalmente en perros de razas grandes y gigantes y sus causas pueden ser variadas, aunque con un fuerte componente genético.

La displasia se puede detectar observando a tu mascota. Algunos perros presentan signos cuando la enfermedad ya está muy avanzada, pero una gran mayoría muestra signos desde su juventud, con cojeras leves a severas o cuando corren, saltan con ambas patas traseras juntas al mismo tiempo.

Algunos estilos de vida también promueven esta enfermedad: los perros grandes u obesos que no cuidan su alimentación pueden afectar sus huesos por su peso. También los perros muy activos, que corren mucho o suben muchas escaleras de manera constante, ya que sobrecargan esta zona de manera anormal.

El diagnóstico sólo puede realizarse mediante el análisis de un profesional veterinario y una radiografía de cadera. En razas grandes o gigantes, se recomienda tomar una radiografía anual desde los 18 meses de vida, de maner preventiva.

Tu como dueño también puedes ayudar a evitar este problema: Disminuye la actividad de tu perro (que suba menos escaleras, que corra o salte menos), ciuda su dieta para prevenir el sobrepeso, dale un alimento con aditivos que ayuden a sus articulaciones.

El tratamiento del veterinario puede involucrar analgésicos, cambio de hábitos en casa o una intervención quirúrgica. Todo dependerá de la gravedad de su condición. Se recomienda también evitar la reproducción de las mascotas que presenten este problema, dado su alto componente genético.

 

Cómo denunciar el maltrato animal

 

Conoce los productos Bayer para el cuidado de tu mascota en casa

 

¿Qué tipo de dueño eres?

 

Vet Check List: Prepara tu próxima visita llenando este formulario